Política de Autoevaluación y Autorregulación

Para el ejercicio, reflexivo y sistemático de la autoevaluación institucional, la Corporación Universitaria Antonio José de Sucre - CORPOSUCRE ha definido las siguientes políticas:

  • Generar un compromiso permanente con la Autoevaluación institucional y de programas académicos por parte de los actores que hacen parte de la institución o contribuyen con ella, como son estudiantes, docentes, administrativos, directivos, egresados y empresarios.
  • Acoger los lineamientos de Autoevaluación y Autorregulación emitidos por el Consejo Nacional de Acreditación, como fundamento para mejorar los procesos de calidad institucional y de programas, apoyándose en sólidos fundamentos institucionales.
  • La Corporación Universitaria Antonio José de Sucre - CORPOSUCRE, partiendo de su compromiso misional y su carácter académico, realizará la ponderación necesaria y la justificación de los factores y características de calidad que hacen parte del proceso de Autoevaluación.
  • La Corporación Universitaria Antonio José de Sucre - CORPOSUCRE, se apoyará en los elementos fundamentales de formación integral de profesionales con calidad para el cumplimiento de sus objetivos institucionales.
  • Los resultados del proceso de Autoevaluación se aprovecharán como herramientas pertinentes para diseñar y ajustar estrategias de mejora continua.

 

MODELO DE AUTOEVALUACIÓN INSTITUCIONAL

Tomando como principio regulador la importancia primordial del Modelo de Autoevaluación, es concebido este como una posibilidad de trabajo permanente. Este modelo, el cual no se limita a posibilidades de trabajo puntuales emanadas de normativa, tiene como fin cambiar la cultura de la Corporación de tal forma que la evaluación se haga inherente como factor de desarrollo, convirtiéndose con ello en un proceso de búsqueda permanente de coherencia institucional y programática.

Por lo anterior, encontramos necesario que la CORPORACIÓN UNIVERSITARIA ANTONIO JOSÉ DE SUCRE, establezca estrategias permanentes de enlace administrativo- operativo, coherentes con cada uno de los integrantes de la comunidad educativa. Para ello, se requiere el trabajo convergente de directivos, profesores, estudiantes egresados y comunidad en general, haciendo uso de tecnología específica, desarrollo e investigación, extensión universitaria, dotación de equipo e instalaciones; así mismo se requiere de acciones de apoyo docente – asistencial, con  un marcado sentido humanístico, pretendido este para lograr procesos de calidad auto regulativa, interrelacionados con la realidad geográfica, sobre todo en cuanto a necesidades de formación y desarrollo social se refiere. Además dicha acción permitirá dentro del proceso globalizador de nuestro planeta, poseer un sentido de la sana competitividad, usando criterios de eficacia y efectividad, basando el modelo en indicadores técnicos de desarrollo de la calidad.

 

Ilustración 1: Modelo de Autoevaluación de CORPOSUCRE